Saltar al contenido

>Ni cuota ni empadronamiento

7 junio, 2010

>Ante informaciones recibidas de ciudadanos de algunas zona rurales de la Región Puno, especialmente de los distritos de Pilcuyo y Umachiri de las provincias de El Collao y Melgar, el Programa JUNTOS advierte que no realiza ningún tipo de empadronamiento ni ningún tipo de cobro de dinero para un supuesto ingreso a este programa social del Estado.
Como se sabe, el proceso de incorporación de nuevos beneficiarios es totalmente técnico y no depende de inscripciones ni entrega de dinero a ningún funcionario público o privado.
En ninguno de los 51 distritos en los que interviene hoy JUNTOS ni en aquéllos en los que aún no está presente se realiza cobro alguno a mujeres o personas de la tercera edad. Por esta razón, JUNTOS invoca a los ciudadanos a denunciar ante la Policía Nacional del Perú y al Ministerio Público cualquier cobro, cuota o pretensión que sujetos inescrupulosos pueden estar realizando bajo la falsa promesa de hacerlos ingresar como beneficiarios.

>Forestación y reforestación

5 junio, 2010

>

Han construido e instalado almácigos para la siembra de pinos y su posterior plantación. Para ello recibieron capacitación del Programa Agrorural del Ministerio de Agricultura. Y han asumido el compromiso de presevar, proteger y mejorar el medio ambiente de su comunidad. Todo esto, en enero último. Y desde mayo pasado, iniciaron la plantación de pinos en los alrededores de su pueblo. Ellas son campesinas de la comunidad de Chaupi Ayllu, distrito de Patambuco, en la provincia puneña de Sandia y sus hogares están afiliadas al Programa JUNTOS.
En el Día Mundal del Medio Ambiente, que se conmemora hoy 5 de junio, han renovado su compromiso con la madre naturaleza. Ellas continúan instalando la especie forestal para mejorar el microclima en su comunidad. Cada una de las 120 familias instalarán entre 20 a 30 ejemplares de pino y le brindarán cuidado y atención hasta su crecimiento.
Paralelamente, las campesinas se capacitaron también el cultivo de hortalizas y otras verduras en sus biohuertos familiares, para nutrir con vitaminas y minerales la dieta diaria de sus hijos menores de edad. Un buen ejemplo.

>Madres de JUNTOS: tejiendo sus historias

2 junio, 2010

>Eufemia Aza y Nelly Benique
En medio del bullicio de la feria comunal de Paucarcolla, por la celebración del Corpus Christi, dos campesinas trabajan silenciosamente. De espaldas al público se empeñan en acabar las alfombras que mostrarán a los presentes. Eufemia Aza Ramos y Nelly Benique Charca, no pierden el tiempo pues pronto estarán ante más de mil personas reunidas en el campo ferial del distrito, a un costado de la carretera Puno – Juliaca. Hoy miércoles 2 de junio es el último día, y la feria se clausura con bailes y danzas, a ritmo de pututos y sicuris.

“Tengo cuato hijos, el más pequeño es él”, -dice Eufemia Aza. señalando a Kevin, un retoño de dos años y de ojos asustadizos, atrincherado entre las polleras de su madre.
“Vengo de la comunidad de Santa Bárbara de Moro, estoy aprendiendo a tejer alfombras. Me falta mucho todavía. Saldré a vender, a buscar mercado” . Eufemia habla ya con conocimiento de causa y propósito, revelando el proceso de aprendizaje de un nuevo oficio, a sus 40 abriles.
A su lado, con bastidores, illihuas (listón para las tramas y para tensar), tijeras y prensadora, Nelly Benique no se detiene. Teje una brazada para bebé con hilado de color natural y lana de oveja teñida con anilina de varios colores. Es madre soltera de dos hijos: Nery de 17, y Jimmy de 14 años. “Me dedicaba también a la ganadería, a criar mis ovejas. No sabía tejer. Estoy aprendiendo ahora”. Nelly quiere ser artesana, confeccionista de tejido de alfombras a nudo, que es la técnica que está asimilando.
A estas dos mujeres las une un hecho común: pertenecen a familias en situación de pobreza y por eso sus hogares están adscritos al Programa JUNTOS. Esto explica por qué aprenden a elaborar textiles. No quieren recibir sólo el incentivo bimestral de 200 soles y cumplir las corresponsabilidades en salud, nutrición, educación e identidad. Desean autogenerar sus propios ingresos.
Eufemia Aza y Nelly Benique son dos de las 330 madres de JUNTOS que están en la feria, al lado de otras beneficiarias que muestras las cosechas de sus biohuertos o su arte culinario. Todas ellas participan en el proyecto de formación de artesanas que impulsan la Municipalidad Distrital de Paucarcolla y el Centro Industrial Textil de la Alpaca, CITE, una organización no gubernamental.
El convenio se inicio en abril y concluirá en una primera etapa en julio próximo. Forma artesanas y busca mejorar las habilidades de quienes ya saben de este arte textil, dice Remigio Humire, el capacitador del CITE-Alpacas, un experimentado artesano puneño cuyo oficio le viene de niño, cuando lo aprendió de sus padres a los 10 años.

>En la selva puneña

31 mayo, 2010

>Maximiliana Aguirre (en la foto) de la comunidad de Llinquipata, es una de las 591 madres de Alto Inambari que han suscrito convenios con el Programa JUNTOS para cumplir corresponsabilidades en salud, nutrición, educación e identidad. Alto Inambari, a once horas de viaje en bus desde la ciudad de Puno, en la ceja de selva, es un distrito de la provincia de Sandia con agrestes características geográficas, clima tropical, lluvioso y húmedo, en donde JUNTOS promueve el fortalecimiento y desarrollo de capacidades humanas como estrategia para enfrentar la pobreza.

Allí, en las comunidades de Camarón, Pacaysuizo, Pata Yamanayo, Pampa Yanamayo, Isilluma, Quiquira, y muchos otros, los hogares adscritos a este programa social del Estado asisten regularmente a los seis establecimientos de salud para sus controles médicos, los niños van a las treinta instituciones educativas existentes y no suele perder sus clases, están mejorando su nutrición y obtienen progresivamente sus DNIs. A cambio de estos compromisos, las familias reciben un incentivo monetario de 200 soles cada dos meses, para coadyuvar el consumo y en general, mejorar su calidad de vida. Unos 500 de estos hogares ya tienen cocinas mejoradas y 100 familias conducen biohuertos productivos, produciendo hortalizas y verduras para incrementar la ingesta de vitaminas y minerales de los niños menores de edad.
El jueves 10 y el viernes 11 de julio, las 591 familias cobrarán estos incentivos en las oficinas del Banco de la Nación en Sandia, capital de la provincia.

>Biohuertos contra la desnutrición

27 mayo, 2010

>Lidia Chambi y su familia
Sus cuatro hijos, su esposo y ella misma padecían desnutrición crónica . La familia vivía en una cabaña que se caía a pesados en la comunidad de Juriruni, distrito de Vilquechico, en la provincia de Huancané. Los vecinos solidarios se ofrecieron para construirle una nueva vivienda de piedra, barro y paja.
La vida de Lidia Chambi Mamani es muy dura. No tienen ni tierras ni animales. Vive con Raúl Cari Mamani, su esposo y Hernán, María, Renato y Luis, los hijos de 13, 11, 8 y 6 años. Entonces, poca esperanza había para que los chicos puedan ir a la escuela. Identificada como familia en extrema pobreza, ingresó al Programa JUNTOS en setiembre del 2007.
Este hecho fue decisivo para cambiar el destino de la familia. Ataviada de una mejor autoestima, doña Lidia aprendió con las capacitaciones a cultivar verduras y hortalizas. Instaló un biohuerto al lado de su vivienda -en un pequeño predio cedido por un familiar- que hoy le ayuda a mejorar la dieta diaria con lo que ella misma produce. Así, la ingesta de vegetales ricos en vitaminas y minerales aumentó, pues cultiva cebolla, repollo, rabanito, zanahoria, lechuga, apio, nabo y beterraga, entre otras especies.
Si bien las cosechas están destinadas al autoconsumo, vende cada tiempo en las ferias comunales varios de sus productos porque ahora le saca un mejor provecho a la madre tierra, generosa con ella y su familia. Y hoy por hoy, los pequeños asisten regularmente a la escuela y controlan su salud periódicamente. El incentivo de 200 soles que percibe cada dos meses del Programa JUNTOS contribuye a ello.
Así como Lidia Chambi, otras 6 mil 656 hogares en 51 distritos de Puno conducen biohuertos familiares, que contribuyen a mejorar la alimentación y nutrición de los niños, el capital humano que este programa social junto a sus padres tienen la corresponsabilidad de proteger.

>Derecho al nombre y a la identidad

25 mayo, 2010

>Niñas del distrito de Coasa con DNI

El derecho al nombre y a la identidad es un derecho fundamental de toda persona. En esta tarea está comprometido el Programa JUNTOS, que junto a la oficina regional de Reniec está desarrollando una Campaña de Documentación en 51 distritos con una meta específica al 14 de junio: lograr que 1,514 niños y 710 adultos obtengan por primera vez su Documento Nacional de Identidad.
Los registradores civiles de las municipalidades, los registradores del Reniec y los gestores locales de JUNTOS son los principales protagonistas de esta tarea.
La campaña arrancó el 5 de abril, y es altamente probable que se logre una sobremeta del 30 por ciento. Así, se estima que al cierre de este emprendimiento se logre la obtención gratuita del DNI para un total de 2 mil 890 beneficiarios del programa.
El DNI facilita el acceso a los servicios sociales del Estado: la matricula escolar en instituciones educativas, programa de papilla para infantes, servicios del Ministerio de Salud, Programa Vaso de Leche, desayuno y almuerzo escolar, Seguro Integral de Salud y otros.

>Contra la desnutrición infantil

24 abril, 2010

>Pasacalle en Puno

Prácticas saludables al interior de los hogares adscritos al Programa JUNTOS, promovidos por los Gestores Locales, están contribuyendo a reducir la desnutrición infantil en la Región Puno. El cambio de hábitos en la higiene personal y en la manipulación de los alimentos, así como en la limpieza y el mantenimiento de los ambientes del hogar, incluyendo el uso de las cocinas mejoradas, alacenas, refrigeradoras ecológicas, letrinas y pozos sépticos, son aspectos cruciales para combatir las enfermedades y la desnutrición infantil.
Estas prácticas saludables, que comprende además el concepto y práctica del “agua segura” (consumo de agua hervida o clorada y el lavado de manos), se promueve en los 28 mil 214 hogares de JUNTOS y entre los 64 mil 315 menores de edad, beneficiarios directos del programa. La labor de JUNTOS en estos temas fue mostrado a la población en el pasacalle.
Esta manifestación tuvo lugar el viernes 23 y participaron el Pronaa, Foncodes, Wawa Wasi, Programa Vaso de Leche, Construyendo Perú, Inabif, Pronasar, SIS, Ugel Puno, el Instituto Tecnológico Pesquero y JUNTOS. Globos, carteles, banderolas, un carro y tres motocicletas alegóricas, y una delegación de treinta gestores locales de JUNTOS intervinieron al lado de delegaciones institucionales desfilaron por las principales calles de la ciudad lacustre.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.